Cómo tratar el acné en casa usando sal marina

Los problemas de la piel se pueden manifestar de diferentes formas, pero el acné es una de las más temidas. Cuando aparecen esos brotes, podemos sentirnos abatidos.

A pesar de todo, el acné es muy controlable, incluso para los menos experimentados. No es necesario que te inscribas en un curso de dermatología para que aprendas a deshacerte de ese desagradable problema. ¿Tienes sal marina en tu despensa? Si es así, tus preocupaciones sobre el acné podrían acabarse en poco tiempo.

Tres consejos para usar sal marina en la piel

La sal marina se puede encontrar en la mayoría de los hogares. Es un ingrediente común, y se ha vuelto indispensable tanto para cocinar como para limpiar. Sin embargo, no todo el mundo conoce los beneficios que le brinda la sal marina a la piel.

La sal marina se diferencia de la sal común por su composición. Tiene diversos minerales, como sodio, calcio, magnesio y potasio, los cuales benefician a la piel al mejorar el funcionamiento celular. También tiene propiedades antibacterianas, por lo que minimiza el crecimiento de las bacterias que causan granos y brotes.

Sin embargo, eso no significa que debas empezar a frotarte la sal directamente en la piel. A continuación te contamos cuáles son los pasos que debes seguir, para que conozcas la manera correcta de aplicarte la sal marina, de forma que obtengas los mejores resultados.

Usa la sal marina como tónico facial

Los tónicos son fundamentales en cualquier rutina cosmética. Su objetivo principal es eliminar el exceso de grasa que se queda adherida a la piel, sobre todo en el rostro. Si usas la sal marina como tónico, deberías tener los poros más limpios. La sal te ayudará a mantener un saludable equilibrio entre la grasa y las bacterias de la piel, por lo que sufrirás menos brotes de acné.

Cómo usar la sal marina como tónico

Diluye una cucharadita de sal marina en 120 ml de agua tibia. Comprueba que los cristales de sal se hayan disuelto completamente, y luego vierte la solución en un recipiente.

Cuando ya la solución esté lista, aplícatela suavemente sobre la piel, haciendo hincapié en las zonas que están más secas. Aplícate la mezcla dos o tres veces al día, procurando evitar los ojos.

Usa la sal marina como exfoliante corporal

El acné aparece sobre todo en la cara, pero no se limita a esa zona. A veces aparece en la espalda, en la parte superior de los brazos y en otras áreas. Por eso la exfoliación no debe limitarse al rostro.

La eliminación de la piel muerta es una parte esencial de cualquier rutina de cuidado de la piel. Por suerte, la sal marina tiene mucho que ofrecer en ese sentido. Los minerales que contiene ayudan a suavizar la textura de la piel, y también mejoran los niveles de hidratación en general.

Para utilizarlo como exfoliante corporal

Mezcla un cuarto de taza de sal marina con media taza de aceite de coco o de oliva. Sigue mezclando hasta formar una pasta espesa.

Si quieres agregar un toque de fragancia, añádele a la pasta unas gotas de tu aceite esencial favorito.

Aplícate esta mezcla cuando te duches, utilizando una esponja vegetal, una toallita, o simplemente usando las palmas de las manos.

También puedes mezclar media taza de sal marina con un cuarto de taza de gel o jugo de aloe vera. Añade unas gotas de aceite de lavanda y algunas flores de lavanda secas, y sigue revolviendo hasta que la mezcla adquiera una consistencia pastosa y espesa. Así crearás un exfoliante corporal rejuvenecedor.

Usa la sal marina como mascarilla equilibrante

La sal marina finamente molida tiene propiedades antiinflamatorias, sobre todo cuando se aplica como mascarilla. Nos ayuda a reducir los brotes de acné y las irritaciones.

Para usarlo como mascarilla

Mezcla un par de cucharaditas de sal marina con cuatro cucharaditas de miel cruda. Aplícate la mezcla sobre el rostro, manteniéndola siempre alejada de los ojos. Hazte suaves movimientos circulares, para una mayor exfoliación.

Déjate el producto en la piel durante quince minutos, y después enjuágate con agua tibia.

Es importante que te laves la cara con un limpiador suave antes de aplicarte la mezcla de sal marina. Evita tocarte la cara con las manos sin lavar. Para tratar los problemas de acné, debes usar solamente sal marina, y no cualquier otra sal, sobre todo durante los brotes.

Conclusión

Nadie quiere tener acné, y mucho menos en el rostro. El primer paso para tratar este problema es conocer sus causas subyacentes. Si controlas los brotes en su fase temprana, tendrás más posibilidades de tener la piel limpia. Los remedios caseros a base de sal marina pueden desempeñar un rol importante en este proceso.

Vinci Aesthetics te puede ayudar con cualquier problema cutáneo que tengas. Podemos diagnosticar las necesidades y los problemas de tu piel. Además, te brindaremos una asesoría integral sobre toda nuestra gama de tratamientos y productos. Ofrecemos una consulta gratuita, para todos nuestros clientes nuevos. ¡Ponte en contacto con nosotros y reserva tu cita hoy mismo!

Share

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter